Papa Francisco a los jóvenes para la JMJ Cracovia 2016:

«Los pobres pueden enseñarnos mucho, también sobre la humildad y la confianza en Dios»

Noticias

Lecturas Dominicales

Evangelio Domingo 28 de Agosto 2.016

Lucas (14, 1.7-14) Un sábado, entró Jesús en casa de uno de los principales fariseos para comer, y ellos le estaban espiando. Notando que los convidados escogían los primeros puestos, les propuso esta parábola: «Cuando te conviden a una boda, no te sientes en el...

Evangelio Domingo 21 de Agosto 2.016

Lucas (13, 22-30) En aquel tiempo, Jesús, de camino hacia Jerusalén, recorría ciudades y aldeas enseñando. Uno le preguntó: «Señor, ¿serán pocos los que se salven?» Jesús les dijo: «Esforzaos en entrar por la puerta estrecha. Os digo que muchos intentarán entrar y no...

Evangelio Domingo 14 de Agosto 2.016

Lucas (12, 49-53) En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «He venido a prender fuego en el mundo, ¡y ojalá estuviera ya ardiendo! Tengo que pasar por un bautismo, ¡y qué angustia hasta que se cumpla! ¿Pensáis que he venido a traer al mundo paz? No, sino...

El año Santo de la Misericordia en la Arquidiocesis de Barquisimeto

Obras Espitiruales de Misericordia

  • Enseñar al que no sabe
  • Dar consejo a quien lo necesite
  • Corregir a quien se equivoca
  • Perdonar a quien me ofende
  • Consolar al triste
  • Aceptar los defectos y diferencias del otro
  • Orar por vivos y difuntos

Obras de Misericorida Corporales

  • Dar de comer a quien tiene hambre
  • Visitar a los enfermos
  • Dar de beber al sediento
  • Vestir al desnudo
  • Hospedar al forastero
  • Visitar al preso
  • Enterrar a los difuntos

“…Pero ustedes, cuando comiencen a suceder estas cosas, tengan ánimo y levanten la cabeza, porque se acerca su salvación” (Lucas 21,28).

Llegamos al Adviento, tiempo Litúrgico, que nos prepara a la celebración cristiana de la Navidad o Nacimiento de Cristo. Adviento es tempo de Conversión sincera a Dios Padre, y al respeto al prójimo. Este lapso, es por tanto un llamado a la Esperanza de una vida mejor, a la luz de la Salvación en Cristo.

Es la ocasión para evaluar, cómo anda nuestro balance personal frente al creador. En efecto, debemos preguntarnos: ¿Habrá más actitudes y obras buenas que de otra índole? ¿Estamos tomando en cuenta los criterios del evangelio, sus valores? ¿Influye profundamente en nosotros el amor sincero más que el interés o el simple egoísmo?

Aprovechemos este tiempo litúrgico para fortalecer la fe en Jesucristo, Camino, Verdad y vida. Como pastores de la Iglesia desearíamos que el 25 de diciembre en medio de todo el conjunto de dimensiones humanas y sociales, sepamos recordar que lo central de la Navidad y lo que da sentido es precisamente el nacimiento de Jesús, nuestro Salvador. En efecto, la Encarnación como Misterio y acontecimiento grandioso, dice relación a la comunicación que Dios quiso hacer de sí al ser humano. ¡Qué maravilla de amor Divino! Porque nada menos que el Dios Omnipotente, quien ha hecho el cielo y la tierra. El Dios Santo, el Dios absoluto y libre, el que ha querido comunicarse a sus criaturas.

Mons. Antonio José López Castillo

Por lo tanto, ese don de la comunicación Divina en la Encarnación sólo es obra de la libre gracia del amor infinito de ese mismo Dios. De allí, que nuestro Señor Jesucristo, en su Encarnación es la Suprema comunicación de Dios a la persona humana. Es esa una manera, y Dios a su vez se apropia desde su misericordia y bondad al hombre mismo. Jesucristo, surge en la historia como Salvación. Él es el mediador en la Redención de la humanidad. De esa manera El divide la historia en un antes y en un después. En su comunicación salvífica, quiere ofrecer su Palabra Redentora a los seres humanos y al cosmos. Así se ofrece a todos en un diálogo trascendente como luz del mundo.

Navidad, entonces es un llamado desde la fe a comunicarse con Cristo a partir de su Evangelio, conociéndolo con mayor profundidad. Navidad, quiere decir también, comunicarse existencialmente, en la oración personal y comunitaria con Jesús. Navidad es entender qué significa comunicarse y encontrarse con el Salvador a través de la Sagrada Escritura, los Sacramentos y la Catequesis. Por lo tanto, Navidad es desde esa confianza en Dios Padre, comunicación de los unos con los otros, en respeto, fraternidad y solidaridad.

Es entonces Navidad cuando los esposos se comunican en el amor, cuando los padres hablan en confianza con sus hijos, y los hijos escuchan y respetan a sus padres. La Navidad es cuando sabemos comunicarnos en dignidad con el ser humano. Que las tarjetas navideñas, sepan transmitir no frases rutinarias y simplemente formales, sino que sean manifestación de una comunicación llena de contenido, amistad y fe.

Arzobispo de Barquisimeto.

Visitanos en:

Avenida Libertador Centro Pastoral “Mons. Críspulo Benítez”

Barquisimeto – Estado Lara

Teléfonos:  0251-251.67.24 – 0251-267.89.75