AMENSE COMO YO LOS HE AMADO

Quizás nos preguntamos cómo amar, cómo hacer el bien, cómo demostrar el amor. En la vida podemos aprender oficios, profesiones, alcanzar títulos, pero, Si no tengo amor, si no se amar, de nada me sirve. Hoy no se nos dice qué es el amor, sino cómo quien amar: “Como el padre me amó, así los amo yo. Esto les mando: Que se amen unos a otros como yo los he amado”. ¿Cómo nos ha amado?, Como el Padre le amó a Él, como el padre ama. El modelo por excelencia en el amor es el Padre Dios y esa manera de amar se ha mostrado en Jesús. El amor consiste en que Él nos amó primero. ¿Y cómo nos amó?, ¿Qué rasgos tiene su amor?:  Es un Dios pendiente de sus hijos, que escucha, que acompaña en nuestros desiertos como sombra, como luz, como agua, como pan, es un Dios solidario y fiel, cercano, misericordioso, que se ocupa de los más pequeños, un Dios tierno, paciente, lento a la cólera rico en piedad y leal, un padre providente, que corrige a los que ama, pero no quiere la muerte del pecador sino su conversión, es el Dios del perdón y las oportunidades. Así lo revelo Jesús, que no vino a condenar, sino a salvar, que no vino por los sanos sino por los enfermos, que nos habló de un Padre que ha estado, está y estará para siempre.

REFLEXIÓN:

¿Qué características del amor de Dios has sentido?, ¿Cómo puedes reflejar ese amor en tu vida?

SUMARIO:

El Señor ha demostrado su amor y su lealtad